EL ARTICULO DE LA SEMANA: Evaluación del desempeño laboral, qué es y cómo se desarrolla

Compartir

EL ARTICULO DE LA SEMANA: Evaluación del desempeño laboral, qué es y cómo se desarrolla

hombre y metro

Las personas son el elemento base, fundamental y más importante que forma una Organización. Para las empresas es importante seleccionar a las mejores personas profesionales para cubrir los puestos de trabajo. Pero después es fundamental realizar un seguimiento de la evolución de las mismas, conocer cómo se adapta a su puesto de trabajo y cómo contribuye a que la empresa consiga sus objetivos.

 

¿Cómo medimos lo que las personas son, hacen y logran a lo largo de su vida profesional?

 

Hombre de pie con metro a la derechaPara ello, utilizamos un sistema formal llamado evaluación del desempeño o evaluación del rendimiento, el cual pretende medir o estimar cómo una persona cumple con sus obligaciones laborales. Es una manera de estimar el valor, las competencias y el grado de excelencia de una persona, pero especialmente de su aportación de valor al negocio de la empresa.

 

El objetivo principal es determinar cómo y cuánto de productivo es una persona trabajadora, pero para realizarlo adecuadamente es preciso que inicialmente se hayan tenido que fijar a esa persona unos objetivos o una productividad medibles.

 

En la valoración del desempeño además de dar una medida de esa productividad o del grado de cumplimiento de esos objetivos, se aprovecha también para resaltar las competencias en las que destaca (a los efectos de facilitar posibles promociones o cambios de puesto) y en las que necesita mejorar (para plantear un recorrido formativo, por ejemplo).

 

En resumen, un programa de evaluación del desempeño trata de seguir un proceso de mejora continua de la persona trabajadora, poniendo de manifiesto sus puntos fuertes y los no tan fuertes con el objetivo de mejorar su día a día y conseguir aumentar su productividad y contribución a la empresa.

 

Ventajas

 

Las ventajas de la evaluación del desempeño laboral son numerosas para los diferentes perfiles de la empresa. Desde el punto de vista de la persona trabajadora, encontraríamos los siguientes beneficios:resultado evaluacion

 

  • Tener unos objetivos claros y conocer sin duda alguna las expectativas de sus mandos directos de la empresa.
  • Conocer qué aptitudes y actitudes se valoran más dentro de la organización.
  • Posibilitar la revisión del rendimiento y poder mejorar los aspectos que no controla como necesita controlar para desarrollar su trabajo.
  • Permite mantener una relación más directa y estrecha con sus supervisores y mandos.
  • Aumenta la motivación y el compromiso.
  • Tiene claro que la empresa apuesta por formar a sus trabajadores para mejorar sus aptitudes.

 

Para el jefe directo y la empresa, también existen una serie de ventajas:

 

  • La evaluación del trabajador se realiza de manera objetiva, basada en indicadores previamente establecidos.
  • Los indicadores son métricas basadas en objetivos marcados y conocidos.
  • Promueve la comunicación con sus empleados, manteniendo reuniones periódicas con un fin concreto.
  • Conoce mejor el talento humano del que dispone, sus objetivos, ambiciones y necesidades.
  • Permite gestionar mejor los recursos humanos asignados por la empresa.
  • Justifica y argumenta las necesidades de rotación y cambio de personal de la unidad.
  • Permite que los trabajadores se alineen con los objetivos de la empresa.
  • Mejora la motivación general de los trabajadores de la empresa.
  • Reconduce las actitudes o empleados que no están desarrollando todo su potencial.
  • Mejora el compromiso y satisfacción de los trabajadores y la empresa.

 

Premisas básicas

 

Este sistema cuenta con unas premisas básicas por lo que se deberían regir este tipo de evaluaciones del desempeño:

  1. Cualquier proceso de evaluación del desempeño debe estar ligado a un proceso de crecimiento personal del empleado en la empresa. No debe tener carácter punitivo, sino de apoyo y refuerzo de la labor del empleado.
  2. Debe haber unos objetivos claros desde el principio, medibles y consensuados por ambas partes.
  3. Debe existir un procedimiento reglado, conocido y asumido por el conjunto de la organización para evitar en la medida de lo posible las subjetividades.
  4. Los puestos de trabajo deben estar claramente definidos.
  5. El proceso requiere que todos los trabajadores estén comprometidos y vean el sistema como una posibilidad de mejora en su día a día.
  6. Los evaluadores son pieza clave en el proceso y deben ser personas que conozcan perfectamente la empresa y el día a día.
  7. Los indicadores deben ser claros para todas las partes y no muy numerosos.
personas en oficina

Además, el sistema está dotado de una serie de indicadores que permiten que la medición de la evaluación del desempeño sea directa y eficaz, adecuándose a la individualidad de cada organización.

 

La evaluación por competencias y la evaluación del desempeño son piezas clave en la gestión de recursos humanos de las empresas. Disponer de empleados motivados, con objetivos y planes de carrera claros es un punto importante a la hora de mejorar el clima laboral y de alinear los objetivos personales de los trabajadores con los de la propia empresa.

 

Elsa Gil Ithurbide

Consultora

ARETÉ ACTIVA