EL ARTICULO DE LA SEMANA: Liderando la gestión del cambio

Compartir

EL ARTICULO DE LA SEMANA: Liderando la gestión del cambio

Fondo negro con la palabra cambio escrita en blanco en varios idiomas y sobre esto "change" con letras de colores

 

Independientemente del contexto y la toma de decisiones empresariales, es ya una realidad el hecho de que las situaciones de cambio son una constante. La no adaptación al mismo en cualquier ámbito empresarial, puede implicar que la fricción y el desajuste resultante, se convierta, además de en pérdidas económicas, en pérdida de prestigio y reputación de marca, relaciones labores tensas e incluso violentas, brechas generacionales y culturales insalvables, pérdida del talento y una gran desmotivación y desvinculación con los proyectos y trabajo a desarrollar por parte de las personas implicadas.

 interrogantes negros en relieve sobre fondo negro, dos interrogantes rojos-imagen de pixabay

En este camino de incertidumbre y cambio, algunas dificultades que nos encontraremos más frecuentemente serán (Kotler, 2008): resistencia y distintos tiempos o ritmos para aceptar la gravedad y urgencia del mismos, el apego al pasado, el cinismo, las dudas sobre la capacidad, habilidad y recursos necesarios, el miedo a la pérdida de comodidad, y casi siempre, una comunicación mejorable.

 

Es aquí, donde la labor profesional y especializada en materia de personas y gestión del cambio puede ayudar en ambos niveles, organizacional y personal. A nivel organizacional, colaborando en afrontar los retos del entorno y abordando prioridades, políticas y procedimientos. A nivel de personas, colaborando en afrontar los cambios actitudinales necesarios para la supervivencia y abordando el propósito, participación y planificación de las actuaciones.

 

 

Así, se transita habitualmente por diferentes fases ampliamente estudiadas como son:

  • Una primera fase, en la que el miedo al final de una etapa, el duelo el shock y la negación conviven
  • Una fase de transición, en la que impera el caos, el sentimiento de incompetencia y de cierta aceptación de la mala situación ya conocida.

  • Una nueva etapa, con experimentación, cierto disfrute e integración (W. Bridges, 2004).

Mujer con relojes alrededor Imagen de Gerd Altmann en Pixabay A través de una metodología de análisis estructurada como por ejemplo el modelo ADKARse comienza por identificar aspectos clave para el éxito de la gestión del cambio organizacional que se desea realizar. Entre ellos está el nivel de conciencia sobre la situación, así como sobre las consecuencias de permanecer en la misma o iniciar un cambio. El conocimiento, las habilidades y recursos con los que se cuenta para gestionar la necesaria transición, son también fundamentales. Por último, pero no menos importante, valorar la capacidad de mantener y consolidar en el tiempo los cambios realizados, que determinarán la supervivencia y sostenibilidad de calidad a futuro.

 

Todo ello será más conveniente realizarlo de manera participativa y contemplando distintos ángulos de aproximación a la realidad, para tener mayor seguridad, rigor y contraste en las propuestas de mejora que se planteen.

 

En cualquier caso, tanto si se la gestión del cambio que se desea realizar trata de superar una situación de conflicto o crisis organizacional, como si se trata de una situación de mejora y anticipación, es fundamental poner en marcha las mejores prácticas y claves profesionales y expertas existentes y avaladas.

Chico saltando sobre “im posible” Imagen de Gerd Altmann en Pixabay